POR UN 8M INCLUSIVO

Ante la huelga feminista convocada por la Comisión 8 de Marzo hemos leído el manifiesto que nos propone la organización con interés porque, como mujeres trabajadoras, somos muy sensibles a esta cuestión. Queríamos adherirnos sin reservas porque no tenemos dudas: EL 8M ES NECESARIO. Pero tras su lectura, hemos sufrido cierta desazón y nos hemos dado cuenta de que no nos sentimos 100% representadas por razones que más adelante detallamos.  Por eso, y volviendo al origen de este día, nos hemos parado a reflexionar sobre cuál es en realidad el mensaje que nos gustaría lanzar al mundo el próximo Día de la Mujer.

Somos amas de casa, empresarias, enfermeras, periodistas, filósofas, arquitectas, profesoras, comerciales, médicos, fotógrafas, abogadas, empleadas, policías, ingenieras… pero queremos ser todas/os. Para ello, nos hemos propuesto redactar un manifiesto con un objetivo: crear una sociedad más justa, más equitativa y más pacífica. Para conseguir la igualdad necesitamos cambiar mentalidades. Por ello, queremos que sea un documento vivo y coral, donde se invite a una reflexión colectiva y social sobre la situación y el papel de la mujer en nuestra sociedad, para que nos lleve a conquistar, juntos, las mayores cotas de libertad e igualdad posibles ¿Nos ayudas?

Aquí van algunas razones por las que no nos convence el manifiesto oficial:

  • Nos resulta preocupante y peligroso el lenguaje y la actitud beligerante en torno a las cuestiones de la mujer en la sociedad. Consideramos que el avance hacia la igualdad de derechos entre hombres y mujeres es un asunto que atañe a la sociedad en su conjunto y creemos que debemos empezar a abordarlo como una responsabilidad y una conquista colectiva. En nuestra opinión, convocar una huelga exclusiva para las mujeres, manifiesta una inclinación hacia la división social que consideramos que confronta y divide. Creemos que el movimiento debe ser inclusivo también para los hombres. Porque juntos llegaremos más lejos.
  • Entendemos que este manifiesto se vale de la discriminación social a la mujer, para alzar la voz de otros colectivos con intereses particulares, que generan ruido y distraen sobre los principales intereses que al colectivo femenino atañen. Nos sorprende que, tras un discurso con apariencia inclusiva, se genere una clasificación reductiva de la mujer, secuestrando el lenguaje y la lucha, que se traduce en una discriminación o exclusión del debate a toda mujer disidente de los eslóganes y etiquetas del movimiento feminista que encabeza esta huelga feminista. Consideramos que la huelga es una herramienta para reclamar derechos sociales, laborales y económicos, por  lo que queremos un foco más concreto sobre estas cuestiones.
  • Denunciamos una declaración fuertemente politizada que, nuevamente, atiende a ideologías y reivindicaciones particulares que consideramos que deben desvincularse de los objetivos que perseguimos, puesto que no representan al conjunto de las mujeres en el Día de la Mujer.
  • No deseamos formar parte de un movimiento que nos propone como víctimas y que promueve actitudes fatalistas en relación a la situación de la mujer en la sociedad actual. Somos conscientes de la necesidad de avanzar, pero creemos en un cambio optimista, que denuncie las injusticias y trabaje duro por la igualdad sabiendo que cada día estamos más cerca de lograr nuestros objetivos.  

NUESTRAS PROPUESTAS

 

  • Según datos de Eurostat, las mujeres estamos más preparadas en términos formativos, pero solo ocupamos el 31% de los puestos de dirección. Topamos aquí con los llamados “techos de cristal”. El principal tope que nos encontramos es el de la maternidad, que penaliza fuertemente el desarrollo profesional femenino. Por ello exigimos un cambio de mentalidad a través de medidas concretas que no penalicen a la mujer y no supongan un retroceso de su carrera profesional. El relevo generacional es necesario para el desarrollo de la sociedad, y más en un momento donde el futuro del estado del bienestar está en peligro por una desprotección sistemática de la mujer en el entorno laboral y social por el hecho de ser madre. Por ello exigimos la implementación inmediata de medidas reales que favorezcan la conciliación FAMILIAR (atañe a hombres y a mujeres) en la que la corresponsabilidad y la implicación de los progenitores no se vea menoscabada por el trabajo. Hombres y mujeres deben poder organizar su horario para poder atender su vida familiar. 
    • Los permisos de maternidad/paternidad iguales e intransferibles nos ponen a hombres y mujeres en el mismo escenario. Además garantiza el cuidado de los hijos en el hogar durante al menos 8 meses, lo que evitaría una penalización en la economía doméstica al no necesitar enviar a los niños a la guardería (con el coste económico que supone por la falta de ayudas) o contratar a una persona para que se quede a cargo.
    • Ayudas y becas para poder acceder a las guarderías pasado este tiempo.
    • Guarderías en los centros de trabajo o en las áreas donde se concentran un gran número de empresas. Proponemos que el Estado subsidie a las empresas, vía deducciones fiscales, a aquellas empresas que bonifiquen a sus empleados con plazas para sus hijos bien en guarderías en la propia empresa, o bien en guarderías creadas por el consorcio de varias empresas de la zona. Además, exigimos que el Gobierno legisle para que no sea considerado “pago en especie”.
    • Favorecer la racionalización de los horarios para mejorar la productividad, y la conciliación de la vida laboral y familiar, pero no solo para las mujeres sino para todos los trabajadores, especialmente para los que tienen hijos.
  • En la actualidad, el salario medio en España* es de 12,76 €/hora para los varones y de 10, 86 €/ hora para la mujer. En términos globales, esta brecha salarial podría verse afectada por los techos de cristal que impiden que la mujer acceda a la cúspide empresarial y, por tanto, acceder a los sueldos más altos. Sin embargo, la diferencia es mayor si se baja al detalle de los puestos. Por ejemplo, en el nivel directivo, lo hombre cobran 24,62€/hora mientras que las mujeres, en puestos de similares características, cobran de media a 20,63€/hora. Por ello, creemos necesario implementar medidas concretas dentro de las empresas para impedir dichos desfases. Tablas salariales públicas dentro de las compañías o convenios colectivos que recojan explícitamente medidas en este sentido, podrían ponernos en igualdad de condiciones.
  • El paro femenino es otro dato alarmante. Existe una especie de desempleo crónico que afecta directamente a las mujeres; además de una inestabilidad laboral con una fuerte tasa de temporalidad. La tasa de desempleo femenino en Europa es de 8,7%, mientras que en España es del 21,4% frente al 18,1% del paro masculino. España es, por tanto, el segundo país de la Unión Europea con mayor desempleo femenino, solo por detrás de Grecia. En cuanto a la temporalidad, el 24,1% de las mujeres trabajadoras lo hacen a media jornada, frente al 7,6% de los hombres. Vemos necesario realizar un buen diagnóstico del porqué de dicha situación para poder implementar medidas para paliarla.
  • La violencia contra la mujer es uno de los motivos fundamentales que nos hacen alzar la voz. Pero vemos que esta lacra sólo podrá ser erradicada si se implementan medidas a distintos niveles:
    • A nivel educativo. Fundamental impregnar de manera transversal en la familia,  el colegio y en la sociedad los valores de respeto, igualdad y tolerancia. Para eso vemos fundamental que familia, colegios, instituciones, marcas y personalidades públicas trabajen conjuntamente para transmitir dichos valores. Rechazar toda forma cultural (ej, música como el reggaeton, campañas publicitarias donde se exponga a la mujer como solo un “cuerpo” objeto de deseo,  o toda expresiones artísticas que denigren a la mujer o la cosifiquen, así como todo evento público o deportivo que muestra actitudes violentas). 
    • A nivel institucional. Medidas para la protección de la mujer en riesgo y de aislamiento de aquellos hombres con conductas violentas hacia la mujer.
    • A nivel mediático. Aparte de promover valores sociales más justos y respetuosos, pedimos una cobertura informativa más rigurosa y con un enfoque diferente en torno a los casos de la violencia contra la mujer. Que se ponga nombre, apellidos y cara al agresor; que se proteja la identidad de la mujer o que no sea un simple nombre de pila; que no se ofrezcan detalles de la vida de la víctima que puedan llevar a un juicio sobre su vida; que las imágenes que se difundan no sean de camillas o sangre, sino de policías, grilletes y momentos judiciales para mostrar las consecuencias graves de esos actos y no se victimice más a la mujer, sino que se retrate al hombre violento como alguien marginal, que no tiene cabida en la vida social normal y sobre el que tiene que caer todo el peso de la ley.

Si quieres sumar iniciativas, déjanos un comentario. Y si estás de acuerdo, comparte y difunde para sumar. Porque juntos somos más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s